La línia

 

 

No sóc un límit, no sóc una duana; No separe tribus ni delimite famílies; no discrimine el dalt i el baix com alguns ho fan amb el nord i el sud. Només sóc un traç: molts punts amb inici i final. Divideixo dues àrees de diferents colors perquè així ho va idear el cartògraf en el seu origen. Abasto tot allò que dibuixen en el meu interior, com ara noms d’ubicacions, però la meva història no és la d’aquell que m’ha creat sinó que s’inicia en la gota de tinta que es va abocar abans d’imaginar-me. Ni distingeixo un ésser humà d’un altre per més que s’aproximi. No entenc de races ni de sexes; edat, cultura, llengua o religió. Sóc un traç, més o menys rectilini. Un traç per més diminut o difícil de percebre. Un traç com altres traços. Un de tants i mai el més important. Un traç sobre un paper o llenç. Un traç, així em defineixo, encara que en el meu nom un home retiri drets a un altre home, li negui l’auxili, l’anomeni  estranger i a mi em tracti de…frontera.

No sóc cap frontera: sóc un traç.

Quin Vailente.

Me llamo Matías Santiago y soy actor. Lo sería de forma profesional si cobrase lo que me merezco pero, a tres euros y medio la hora, no puedo aspirar a vivir de este oficio y, con toda humildad les digo que no paran de contratarme. De hecho vengo de hacer una gira por las ciudades más principales del territorio: Madrid, Barcelona, Montmeló, Jerez… Sólo me ofrezco para trabajar en las televisiones, por supuesto. Probablemente me hayan visto en múltiples ocasiones aunque no esperen de mí mucho texto, también es verdad. Soy parco en palabras (mis personajes, queda entendido) y fugaces en apariciones. Sin ir más lejos el jueves pasado actué con la bandera de Asturias, tirando de un niño de corta edad, detrás del Belga Samalús. Deberían recordarle como el ganador de la última clásica Belbitge-Gornal-Belbitge, a este payo. Corrí unos cincuenta metros aproximadamente y, ante la moto de la organización, saludé a todos los compañeros de mi aldea natal…  Por supuesto que no soy astur ni los que nos dimos cita por las calles de L’Hospitalet somos aficionados al ciclismo. ¿Quién lo es? Somos actores contratados por una empresa temporal para estos eventos donde no acude el número suficiente de público que permita llenar cientos de planos con los que asombrar al mundo del deporte en cualesquiera continente. Mañana me han contratado para la persecución por equipos en el velódromo de Horta… Antes de que lo derriben por falta de uso. Ahí estaré con mi culot negro y mi camiseta de Montserrate. Desfondándome la voz. Dándolo todo.

Quin Valiente

Amor 2.1

¿Te acuerdas que el dia de los enamorados te envié un msm rogándote que te mudaras guapa porque después del trabajo iría a recogerte? Con ello quería calmar la ansiedad de habernos tenido únicamente al otro lado del whatsapp durante más de tres meses desde el primer hola me llamo Sombra y tú, qué buscas por aquí, Luz. No recuerdo haber escuchado de ti una respuesta parecida a no estoy preparada o no me lo esperaba o no crees que es muy pronto. Con todo ello se hizo la noche pero no nuestro encuentro. Y a partir de entonces mermaron los mensajes, aquella ilusión por darle cara y ojos al receptor de nuestras letras y los monosílabos fueron más concretos.  El dia de los enamorados que te rogué una primera cita  y tú no viste ideal el momento salí  al encuentro del perfil de Clara (joven, aventurera, con ganas de conocer chicos de mi edad. No soporto la mentira), sin más precedentes que cuatro líneas y una llamada. Llámame inconsciente, ingenuo o suicida pero allí se presentó ella de carne y hueso y yo mucho antes, de agua y nervios…. Y reímos lo que no está escrito en los papeles y nos admiramos de nuestras coincidencias y ninguneamos al  dios  del tiempo en las esferas y perdimos la vergüenza a estar en cueros.  Hoy, sin ir más lejos, celebramos cien horas desde el primer beso. A la fiesta de aniversario están invitados nuestros amigos y yo te tomaría por eso si no fuera porque sólo nos ha unido tres emoticonos, dos líneas mal transcritas por el Google y un… no te precipites, todavía es pronto.

Quin valiente.